Colegio de administradores de fincas

Tabla de contenidos

España es un país lleno de increíbles y maravillosas propiedades, por lo que es comprensible que sea un poco complicado todo lo que involucra su mantenimiento y gestión.

De la necesidad de organizar todas estas propiedades nace la profesión del administrador de fincas. Este profesional es el encargado de la gestión, regulación y mantenimiento de los inmuebles y propiedades que quedan a su cargo.

los administradores de fincas son además profesionales que requieren cierta educación para poder ejercer. Bien sea que cuenten con una carrera, diplomado o licenciatura avalada por la ley para ejercer como administrador de fincas, o que hayan cursado directamente la carrera de 3 años de administrador de fincas en una de las 11 universidades de España que las imparte.

Colegio de administradores de fincas

 

Sin embargo, los administradores de fincas no trabajan de manera aislada, sino que se administran en colegios profesionales como es el colegio de administradores de fincas.

La mayoría de los administradores de fincas están inscritos en el colegio de administradores de fincas y es este quien rige la las funciones y obligaciones de los administradores de fincas.

De esta manera, se garantiza a todos los españoles que los administradores cumplan con su deber de la manera más honesta, responsable y ética.

Por esta razón, consideramos necesario hablar sobre las agrupaciones de administradores de fincas. Dentro de estas agrupaciones están incluidos el colegio oficial de administradores de fincas, el consejo general de administradores de fincas y la asociación de administradores de fincas.

Además, no solo se trata de hablar de cómo se encuentran organizados estos grupos, sino de cuáles son los beneficios y garantías que ofrecen cada uno de ellos. Aparte también es importante saber dónde está la necesidad de formar parte de dichas instituciones.

Consejo general de administradores de fincas

Primeramente, para iniciar a hablar de las organizaciones de los administradores de fincas, es importante comenzar con el consejo general de administradores de fincas. Teniendo en cuenta que existe un colegio de administradores de fincas en cada provincia de España, es natural intuir que para que todos estos puedan comunicarse y unificar sus criterios debe de existir una manera mediante el cual puedan comunicarse.

Por tal motivo y en este contexto nace el consejo general de administradores de fincas. Esta institución es la encargada de mantener la armonía y la unificación de criterios entre los diferentes colegios de administradores de fincas de España.

Colegio de administradores de fincas

 

De este principio nace la función principal del consejo general de administradores de fincas, que no es otro más que integrar cada colegio de administradores de fincas de España.

Además, el consejo general de administradores de fincas velar por los intereses de todos los administradores de fincas. Pero, esta institución no nació repentinamente de la noche a la mañana. La creación del primer colegio de administradores de fincas fue en el año 1968. A partir de este momento, más y más colegios de administradores de fincas fueron creados hasta tal punto que eran demasiados para estar en sincronía.

En este contexto nace el consejo general de administradores de fincas que desempeña una serie de funciones por el bienestar de todos los administradores. Dentro de sus funciones el consejo debe de estar atento para formar parte de la elaboración de leyes relacionadas con la formación y ejercicio profesional de los administradores de fincas.

Por otra parte, dentro de su labor de institución diseñada para organizar a todos los colegios, el consejo tiene la responsabilidad de diseñar todas las medidas que sean necesarias para garantizar el apropiado y eficiente funcionamiento de todos los colegios por todo el territorio español.

Aunado a esto, que es de una profesión sin la ética y las leyes deontológicas. Por esta razón, el consejo general de administradores debe de crear todas las leyes deontológicas necesarias para que la ética sea uno de los principales valores y principios de los administradores de fincas. En este mismo entorno de legalidad y ética, el consejo también toma las medidas necesarias para amonestar y reprimir toda competencia deshonesta.

De tal manera, una vez que el consejo encuentra que algún administrador está cometiendo prácticas deshonestas está en la obligación de ejercer su función como ente disciplinario y garantizar que los respectivos colegios de administradores de fincas cumplan con todos los valores éticos y molares que la profesión establece.

Finalmente, el consejo general de administradores de fincas también debe de tomar cartas en el asunto con respecto a la educación y formación de los administradores de fincas. Para poder lograr ser una parte activa del proceso de formación el consejo debe promover nuevas y más efectivas estrategias de aprendizaje que favorezcan el crecimiento profesional de los administradores de fincas.

Colegio de administradores de fincas: colegios oficiales.

Ahora bien, ya que conocemos cuál es el máximo ente organizador de los administradores de fincas, lo que sigue es hablar sobre los colegios de administradores de fincas. Cada provincia de España tiene su propio colegio de administradores para poder gestionar los trámites y procesos relacionados con los profesionales pertenecientes a esa región.

De esta manera, es más sencillo mantener la organización y los valores de cada uno de los colegios. Los colegios de administradores de fincas responden ante el consejo, sin embargo, cada colegio tiene la autonomía como para tomar decisiones referentes al comportamiento, los valores y los procedimientos a la hora de ejercer esta profesión.

El colegio oficial de administradores de fincas es la institución encargada de que cada uno de los administradores de fincas colegiados desarrollen su profesión de la mejor manera posible para el beneficio de todos los propietarios y titulares de los inmuebles que estos administren. De esta manera, su misión no solo está ligada a los administradores de fincas, sino también a los usuarios que solicitan sus servicios.

En cuanto al costo de la colegiatura, este no está estipulado por el consejo, sino que se le ha otorgado libertad plena a cada colegio de escoger la cuota de la colegiatura según mejor convenga para el mismo. Sin embargo, pese a que la cuota es libre en la mayoría de los colegios de administradores de fincas es necesario cancelar una cuota de entrada que corresponde a los gastos del ingreso como la emisión del título certificado de administrador de fincas.

Esta cuota inicial puede variar entre 600 a 700 euros. A pesar de que esta cuota inicial parezca costosa, las cuotas siguientes no son tan elevadas. Las demás cuotas pueden ir de 60 a 70 euros de acuerdo con el colegio al cual el administrador de fincas esté inscrito. Además, también cada administrador puede escoger la periodicidad con la cual cancela las cuotas. Puede pagar las cuotas bien sea mensual, trimestral, o también anual.

Todas estas cuotas son para el mantenimiento del colegio y para que cada administrador pueda disfrutar de los beneficios que el colegio de administradores de fincas le ofrece. Por su puesto, es importante destacar que no se puede escoger el colegio al cual el administrador se quiera colegiar. El colegio donde el administrador de fincas debe colegiarse es aquel que pertenezca a la provincia donde él quiera laborar.

Ahora para poder adquirir la colegiatura no es necesario cumplir como miles de requisitos. Del mismo modo que con la mayoría de los colegios para profesionales, el requisito principal es tener un título para tal profesión. Con el colegio de administradores de fincas ocurre un caso bastante particular puesto que este colegio no exige una titulación específica como tal. Por el contrario, existe un listado de profesiones avaladas por el colegio de administradores de finca.

Sin embargo, hay ciertos colegios de administradores de fincas que exigen que para poder inscribirse es necesario que la profesión que presente el aspirante sea de la rama de derecho, economía o contabilidad.

Una vez el aspirante cuente con el título que necesita para poder ser aceptado por el colegio, debe de presentar una copia de su DNI, una foto tipo carnet, llenar un formulario, y pagar la cuota inicial. Una vez se haya terminado el proceso de inscripción del aspirante ya puede ejercer sin ningún problema como administrador de fincas colegiado.

Por otro lado, el colegio de administradores de fincas no es utilizado únicamente por los administradores, sino que también todos los usuarios que hagan uso de los servicios de los administradores de fincas también pueden acudir al colegio para emitir algún reclamo.

Si los usuarios consideran que un administrador de fincas ha abusado de sus facultades o ha hecho un mal uso de ellas, puede dirigirse al colegio de administradores de fincas de su provincia para que el colegio tome cartas en el asunto y sancionar al administrador si se demostrase su culpabilidad.

¿Cuáles son los beneficios que ofrece el colegio administradores de fincas?

En este punto cuando ya conocemos bien cuál es la organización que envuelve la profesión de administrador de fincas, es necesario hablar sobre los beneficios que ofrecen los colegios de administradores de fincas.

Uno de los beneficios más importantes que le ofrece el colegio de administradores de fincas a los administradores colegiados es el servicio de defensa jurídica para los casos en los cuales haya conflictos entre los administradores de fincas y los propietarios.

Colegio de administradores de fincas

 

Por otra parte, también los colegios de administradores de fincas se toman la tarea de organizar conferencias y charlas informativas con el fin de educar a toda la población de administradores de fincas sobre las novedades en el mundo inmobiliario desde todos los aspectos bien sean legales o económicos, por ejemplo.

Además, estas charlas informativas le garantizan a todos los colegiados estar al día en cuanto a procedimientos y procesos se refiere para ofrecer un mejor y eficiente servicio a la hora de ejercer como administradores de fincas.

Aunado a esto el colegio de administradores de fincas funciona muchas veces como puente entre los administradores de fincas, empresas y otras entidades que son necesarias e indispensables para un óptimo ejercicio profesional. Dentro de estos entes podemos encontrar lo que son las compañías aseguradoras o los bancos.

Al final del día todas estas instituciones existen con el único propósito de hacer de la profesión de administrador de fincas una profesión digna y honorable para el beneficio de todos.

Asociación de administradores de fincas

El ultimo instituto del cual queremos hablar es de la asociación de administradores de fincas que nace ante la necesidad una comunidad de administradores de fincas de tener un ente que los entienda y los represente fuera de las formalidades y lineamientos de cada colegio de administradores de fincas.

Sin embargo, esto no quiere decir que esta asociación no respete los principios éticos, morales y profesionales del colegio y el consejo de administradores de fincas. La asociación solamente busca promover el ejercicio de esta maravillosa ocupación. Además, también la asociación trabaja para representar a todos los administradores de finca y velar por la defensa de sus derechos.

Pero, tenemos que estar conscientes que no se trata únicamente de defender a los administradores de fincas ciegamente en contra del resto de las instituciones que forman parte del sistema, sino que es una asociación que busca hacer ver ante el resto del país lo importantes y valiosos que son estos profesionales. Esto lo hacen mediante la promoción de las normas deontológicas de la profesión y la ética que esta ocupación merece.

Aunado a esto la asociación de administradores de fincas también busca que el acceso a esta profesión sea más sencillo y sin muchas formalidades y requerimientos innecesarios. Para aumentar la asociación de nuevos miembros a la asociación, esta ha velado por la constante promoción de los cursos de capacitación y formación de administradores de fincas.

De esta manera, sin importar si la entidad que dicta los cursos es pública o privada, la asociación está dispuesta a aceptarlos como parte del gremio y así promover en la sociedad el estudio de esta profesión. Este esfuerzo está dirigido de esta manera porque por muchos años la sociedad le ha quitado merito a esta profesión y muchas veces la confunden con un simple agente inmobiliario.